¿Puede el fútbol soccer convertirse en un gran deporte en los Estados Unidos?

¿Puede el fútbol soccer convertirse en un gran deporte en los Estados Unidos?

Estados Unidos y el fútbol soccer, ​​el deporte favorito del resto del mundo, siempre han tenido una relación complicada. Durante mucho tiempo visto como un juego para niños, el fútbol soccer nunca ha alcanzado la popularidad que disfrutan deportes como el baloncesto o el fútbol americano. Se han realizado nuevos esfuerzos para aumentar el interés de los estadounidenses en él, especialmente en las transferencias de David Beckham y Zlatan Ibrahimovic a LA Galaxy en 2007 y 2018. Sin embargo, todavía no se ha convertido en un deporte verdaderamente convencional.

En esta oportunidad, Axel Preuss-Kuhne trae argumentos a favor y en contra del potencial del fútbol soccer como un gran deporte en Estados Unidos. Estos argumentos, de Julian Bonte-Friedheim, fueron publicados en el sitio web theperspective.com.

 

futbol

 

Tres razones por las que el fútbol soccer crecerá

 

El fútbol soccer está creciendo entre los niños

El fútbol soccer ha sido el deporte favorito entre los niños de Estados Unidos durante años. La “mamá” de los suburbios que lleva a sus hijos a practicar en una SUV se ha convertido en un elemento típico en la vida estadounidense. De hecho, los EE. UU. tienen una mayor cantidad de jugadores registrados menores de 18 años que cualquier otro país de América o Europa, según un informe de la FIFA. Este gran grupo de jóvenes talentos promete un mayor crecimiento y un potencial éxito a nivel adulto.

 

Inversión masiva y jugadores de renombre

Después de Beckham, estrellas como Ricardo Kaká, Thierry Henry y Steven Gerrard cruzaron el Atlántico. Tales llegadas, junto con una inversión significativa en nuevos estadios, han aumentado el número de estadounidenses que asisten a los juegos. La MLS (Major League Soccer) rompió su asistencia a la temporada promedio durante tres años consecutivos. Ocupa el sexto lugar en el mundo por asistencia promedio, por encima de las ligas italiana y francesa. Con el establecimiento de nuevos clubes en Los Ángeles, Atlanta, Minnesota y Miami y una mayor inversión en jugadores de renombre y estadios modernos, el surgimiento del fútbol como uno de los mejores deportes de Estados Unidos puede ser simplemente una cuestión de tiempo.

 

La población latina de Estados Unidos está creciendo

Los Estados Unidos tienen una población latina en rápido crecimiento. En la Unión Americana, la población latina  ascendía a 58 millones en el 2016. El equipo nacional cuenta con varios jugadores de origen latino, lo que refleja la influencia que tienen los inmigrantes en el fútbol soccer de los Estados Unidos. Especialmente las personas de México o Brasil traen su amor por el deporte y lo transmiten a sus hijos. A medida que más de estos futuros estadounidenses jueguen y vean fútbol, ​​la calidad de la selección nacional aumentará mientras los torneos tengan más seguidores. Mejorar estos dos factores contribuirá al crecimiento del deporte en los Estados Unidos. Al igual que con la cocina y los idiomas, América está importando lentamente la cultura del fútbol latino.

 

Estados Unidos ya tiene otros deportes favoritos

 

La exageración ha manchado su reputación

Ya visto como un deporte para niños en la mayor parte del país, la reputación del fútbol soccer entre los estadounidenses se ha visto empañada por los muchos ejemplos de “engaños”, que no son más que acciones donde se finge o exagera una lesión para que un jugador contrario sea descalificado. La actuación que a veces se ve en el fútbol pintan una imagen deshonesta de este deporte. Muchos estadounidenses tienen dificultades para ponerse detrás de un deporte que, para ellos, alienta al engaño.

 

Los estadounidenses prefieren sus propios deportes más arraigados culturalmente

Deportes como el baloncesto y el fútbol americano están profundamente entrelazados con la cultura estadounidense. Se ha convertido en un ritual familiar ver el fútbol americano en Acción de Gracias. El Super Bowl es el evento deportivo y cultural más grande del país.

El baloncesto es visto como una parte integral de la cultura negra del interior de las urbes, mientras que las casas de los suburbios de EE. UU. están llenas de aros de baloncesto. A través de su presencia en la historia de los Estados Unidos, estos deportes se han convertido en sinónimo de ser estadounidenses. El fútbol soccer nunca evocará tales sentimientos de historia, identidad y orgullo.

 

El entusiasmo se esfuma después de cada Copa del Mundo

 

soccer

 

A los estadounidenses les gusta reunirse para ver ganar a su país, particularmente en el escenario mundial. Sin embargo, si el equipo de EE. UU. no hubiera participado en la Copa del Mundo de 2014, las estadísticas de audiencia habrían sido mucho más bajas. La final de la Eurocopa 2016, entre Francia y Portugal, obtuvo una audiencia promedio de 5.89 millones en los canales de ESPN en inglés y español, muy por debajo de los 18.22 millones que vieron EE. UU. y Portugal en la última Copa del Mundo. La gente en los Estados Unidos seguirá casualmente una Copa del Mundo en masa, y volverá a ver fútbol americano o baloncesto durante la temporada. El hecho de que los EE. UU. no hayan clasificado para la Copa del Mundo de 2018 provocó que los estadounidenses estuvieran menos interesados ​​en el torneo, lo que significó que la MLS se perdiera de este impulso de popularidad tan necesario.

Conclusión: el fútbol soccer sigue siendo relativamente nuevo como un deporte estadounidense de masas, y la emoción generada durante las Copas Mundiales está lejos de ser vista fuera de esos eventos. Pero el hecho de que tantos millennials jueguen en el deporte indica que será una parte más importante de la cultura estadounidense a medida que crezca con ellos.